Por: Mónica Velasco

 

Sin duda estamos viviendo una situación poco convencional en la que los niveles de estrés, agobio, cansancio e incertidumbre están a la orden del día. Mantener un ritmo elevado y constante de estrés solamente genera caos, enfermedad y un ambiente familiar poco favorable para la convivencia.

La práctica constante de mindfulness ayuda a experimentar sensaciones y a estar consciente de las mismas para observarnos a nosotros mismos, entender nuestras reacciones, y transformar nuestros patrones de conducta para ser más benevolentes con nosotros mismos y con nuestros semejantes.

En estos tiempos de confinamiento, resulta más importante que nunca poner en práctica cuanto recurso esté a nuestro alcance para sobreponernos a la crisis que estamos viviendo y un gran aliado para la salud mental resulta ser la práctica de atención plena o mindfulness.

¿Qué es?

Es una técnica de relajación derivada de las filosofías budistas, hinduistas, zen y yoga que tiene como propósito mantener la paz interior y el balance entre nuestra mente, cuerpo y alma.

¿En qué consiste?

Aunque suena muy fácil, en la práctica resulta no ser tan fácil. Y es que mantenernos alertas pero calmados y atentos al momento presente en que nos encontramos no siempre es sencillo.

Los seres humanos somos capaces de vivir varias vidas al mismo tiempo. Es decir, nuestra mente nos permite revivir momentos pasados (de felicidad, tristeza o enojo) o bien, nos lleva a fantasear e imaginar situaciones futuras que pueden crear felicidad y éxtasis o bien, miedo y angustia al tiempo que manejamos hacia algún lugar o mientras tomamos un baño, sin percatarnos de las sensaciones del momento en que nos encontramos.

Estar en el momento presente o en el “aquí y ahora” es la base de la práctica mindfulness o atención plena. Estar presentes en cada momento de nuestra vida, es la verdadera esencia de esta práctica.

¿Cómo se consigue?

John Kabat Zinn, considerado el padre del mindfulness en occidente, define esta práctica como “la conciencia que se logra al prestar atención de forma voluntaria al momento presente y sin juicios”.

Bueno, pues al igual que cualquier otra actividad, necesitamos practicar y entrenar a nuestra mente para que tome conciencia del momento en que nos encontramos. Los elementos clave a tomar en cuenta son:

 

  • Meditación: es una herramienta que nos permite focalizar nuestra atención en el momento presente. La respiración, una vela o un mantra, pueden ayudarnos a que nuestra mente se enfoque en dicho objeto y no ande divagando.
  • Conciencia: al meditar y concentrar la atención en un punto somos capaces de concentrar nuestros esfuerzos y darnos cuenta de lo maravilloso que es ser quien somos, estar vivos, y estar en el lugar en que estamos.
  • Fluir: dejar ir los apegos, soltar o fluir constituyen en esencia la misma cosa. Cuando comprendemos que lo único constante en nuestra vida es el cambio, entonces somos capaces de entender nuestra propia naturaleza y la esencia de lo que nos rodea, permitiéndonos encontrar paz en nosotros mismos.
  • Compasión y empatía: el entendimiento y la claridad que nos da la atención plena nos permite conectar con nuestros semejantes de modo tal que logremos disminuir el sufrimiento propio y el del otro.
  • No juicios. Los juicios que emitimos respecto a cualquier situación, sensación, sentimiento o experiencia son solamente etiquetas que hemos aprendido a utilizar para catalogar lo que vivimos. Si realmente queremos ser libres, debemos dejar de querer ver todo como bueno/malo, feliz/triste. Los juicios en conjunto con los apegos son la verdadera causa de la infelicidad humana.

 

En la medida en que cada uno de nosotros logre armonizar su cuerpo, mente y alma, será capaz de tener salud e irradiar paz y bienestar hacia otros. Por nuestra salud y la de quienes nos rodean, pongamos en práctica la atención plena cuyo objetivo no es hacer de nosotros seres iluminados que flotan y levitan por ahí sino generar autoconocimiento que conduce al bienestar.

“Solamente cuando logro ser receptivo soy capaz de adaptarme a lo que hay para seguir adelante con los recursos que tengo disponibles”.  (John Kabat Zinn)

Si necesitas más nformación, te recomiendo los siguientes libros que te ayudarán a cultivar esta práctica y a ayudarte a fluir en los momentos de mayor estrés:

  • El poder del ahora de Eckhart Tolle.
  • Mindfulness para principiantes de John Kabat Zinn
  • Mindfulness en la vida cotidiana de John Kabat Zinn
  • Iniciación al mindfulness de Vicente Simón
  • El hombre en busca de sentido de Viktor Frankl

 

Espero que encuentres útil esta información y que logres entender que aunque sea oscuro o incierto el panorama, esta situación también pasará y todo se acomodará para que estemos de la mejor manera en que podamos estar.

 

** Namasté **

Mónica Velasco

 

Compartir
Artículo anteriorEl poder de las mascotas para mantener buena salud
Artículo siguienteMaquillaje en tiempos de Covid
Monica Velasco
¡Hola!, soy Mónica Velasco. Fundadora de Reverdeser.com.mx Administradora de empresas, traductora, health coach egresada de IIN, y próximamente yogui certificada. Creé la página www.reverdeser.com.mx en la que ofrezco programas individuales y grupales, talleres, cursos, pláticas, recetas, artículos de interés, tips y consejos para tener una vida más sana, más plena y más feliz. Me apasiona comunicar y compartir contenido de valor que ayude y empodere a otras personas a tomar decisiones mejor pensadas, a abrir su conciencia y a redefinir su felicidad. Casada desde hace 18 años y madre de 3 hijas. Me puedes seguir en www.reverdeser.com.mx y en redes sociales.