Con información de agencias especializadas  

 

Ahora, la gran mayoría pasamos más tiempo trabajando desde casa. Lo más probable es que te sientas un poco perdido cuando se trata de descubrir cómo hacer que tu antigua rutina se ajuste a tu estado actual. Es probable que notes cambios en tus hábitos diarios: los alimentos que eliges, con qué frecuencia comes, con qué frecuencia te mueves, cuándo te duermes y cómo manejas tus emociones, lo cual puede afectar tu peso y tu bienestar en general. Como entrenador de salud de Fitbit, escucho que más y más personas me preguntan: “¿Cómo puedo evitar aumentar de peso mientras trabajo desde casa?”

 

Te compartimos estos consejos de Jamie Wise, entrenadora de salud de Fitbit:

 

Minimiza el botaneo Sigue un horario de comidas y asegúrate de consumir comidas y snacks saludables y nutritivas cada tres o cinco horas. Esto asegurará que no comas de más o de menos durante todo el día. Lo más probable es que, también seas menos activo, por lo que esto puede significar solo tres comidas al día y no snacks, o simplemente comer porciones más pequeñas.

Come con atención Agrega una porción de atención plena a tus comidas y snacks. La investigación muestra que, al practicar más atención plena, es más probable que controles el ser goloso y regule el azúcar en la sangre.

Perfecciona tus cócteles sin alcohol ¿Demasiadas horas felices virtuales? ¡Ahora es el momento perfecto para probar un cóctel sin alcohol! Nadie tiene que saber que no hay alcohol en esa bebida, y aún puedes divertirte desde tu sofá mientras mantienes las calorías bajo control.

Disfruta de comidas para llevar con un plan Todavía puedes ordenar servicio a domicilio, simplemente no te excedas en la comida frita y grasosa, y mucho menos hacerla una ocurrencia nocturna. Intenta crear un plato saludable, ¡eso significa agregar verduras a tu pedido!

Crea un ambiente alimentario más saludable Mantén los alimentos saludables (granos, frutas y verduras, proteínas y grasas saludables) en la parte superior de su lista de compras. Cuando llegues a casa de la tienda, corta tus frutas y verduras y tenlas a la altura de los ojos en el refrigerador. De esa manera, es más probable que los busques cuando necesites un snack rápido.

 

Muévete a lo largo del día Todo este tiempo en casa te hace darte cuenta de cuánto te mueves durante el día, desde ir al trabajo e ir a la tienda hasta hacer pendientes y cenar con amigos. Dado que la mayor parte de ese movimiento ya no es posible, asegúrate de darle descansos regulares a tu cuerpo y aumenta tu recuento de pasos activando Recordatorios para Moverte en tu Fitbit. Intenta bailar en la sala de tu casa, subir y bajar las escaleras o caminar hacia el buzón de correo y regresar.

Aprovecha ese viejo tiempo de viaje Sin el viaje, ahora es el momento de priorizar tu sueño. Una nueva investigación sugiere que jugar a “ponerse al día” los fines de semana en realidad puede aumentar tu riesgo de aumento de peso. Consulta nuestros consejos para dormir bien por la noche para obtener formas simples de ayudarte a lograr las siete a nueve horas de sueño recomendadas.

 

¡Busca el apoyo de tu comunidad! Si trabajas desde casa con otras personas, hazles saber lo que necesitas: “Necesito tener las galletas en el piso de abajo” o “estoy buscando a alguien que me haga responsable de salir a caminar todos los días”. Si vives solo, conéctate con amigos, familiares o compañeros de trabajo que pueden apoyarte por mensajes de texto, videollamadas o redes sociales.

Si al final de la tenencia del trabajo en el hogar, tu peso ha aumentado y no has alcanzado tus objetivos de salud, se amable contigo mismo. No estás solo. Ahora desempólvate, toma nota de otras cosas por las que estás agradecido durante este tiempo y ¡sigue tu camino!