Por: Mónica Velasco

¿Ayuno Intermitente?

Desde tiempos inmemoriales, la práctica del ayuno se ha utilizado con diferentes propósitos: manifestación política, protesta social o “huelga de hambre”, experiencia religiosa, acercamiento a la divinidad, etc.

En nuestros días, el ayuno es una práctica que se ha “redescubierto” como una manera para perder peso y darle un reset al organismo.

Existen diferentes tipos de ayuno, sin embargo, el ayuno intermitente es el que más aceptación tiene actualmente.

¿Qué es?

El ayuno es la abstención VOLUNTARIA de alimentos o bebidas por un período de tiempo determinado y su finalidad es purificar al cuerpo y la mente mediante la eliminación de toxinas. No debe considerarse castigo ni sufrimiento.

¿Cómo funciona?

Cuando comemos aumentan los niveles de insulina en el cuerpo debido a que esta hormona es la encargada del almacenamiento de energía. Pero cuando la energía no se consume en su totalidad, se acumula en el organismo en forma de grasa.

Al ayunar logramos lo contrario. Es decir, para restablecer el equilibrio entre la ingesta de energía y la quema de la misma necesitamos disminuir la ingesta calórica. El ayuno intermitente funciona porque los niveles de insulina se reducen logrando que el cuerpo queme la energía (grasa) acumulada.

El ayuno intermitente es la abstención de alimentos por un período de tiempo determinado, desde 8 horas hasta un máximo de 14 horas para las mujeres y hasta 16 horas máximo para los hombres.

Al ser intermitente, puede realizarse de manera alternada. Sin embargo, los expertos recomiendan realizarlo durante 5 días por 3 semanas cada 3 meses para poder experimentar los beneficios de esta práctica.

 

¿Por qué realizarlo?

Dado que el cuerpo no recibe alimento durante un período de tiempo determinado, el cuerpo entra en estado de cetosis, haciendo que el mismo organismo consuma los recursos que tiene disponibles (grasa acumulada) y funcione mejor. La práctica regular del ayuno intermitente ofrece los siguientes beneficios:

  • Contribuye a la disminución de triglicéridos
  • Mejora procesos mentales dando mayor claridad mental
  • Mejora metabolismo traducido en pérdida de peso
  • Mejora calidad de sueño estimulando la hormona de crecimiento
  • Mejora respuesta de procesos inflamatorios y autoinmunes
  • Mejora sensibilidad a la insulina
  • Promueve el consumo de grasa
  • Previene enfermedades cardiovasculares
  • Purifica al organismo mediante la eliminación de toxinas

 

¿Puedo tomar líquidos mientras ayuno?

¡Por supuesto! Todos los líquidos SIN AZUCAR son bienvenidos: agua, café o té. La leche no es recomendable porque tiene azúcar (lactosa) y puede interferir con el proceso de cetosis.

También se puede consumir caldo de huesos (pollo, res o pescado) con vegetales, el cual se cuela y únicamente se consume el líquido.

 

¿Cómo se rompe el ayuno?

Al ingerir alimentos o des-ayunar, rompemos el ayuno. Sin embargo, para poder sentir los beneficios de esta práctica es necesario considerar las siguientes recomendaciones:

NO abusar de carbohidratos y alimentos refinados o procesados (exceso de azúcar, harina, grasa, carbohidratos, etc.)

NO comer miel porque impide la cetosis

Se recomienda comer alimentos con proteína, jugos de vegetales (naturales), semillas o granos integrales.

¿Quién NO debe practicarlo?

No se recomienda que lo practiquen las personas con bajo peso corporal, diabéticos, mujeres embarazadas o lactando y menores de edad.

 

Conclusiones

Cualquiera que sea el motivo por el cual decidas practicar el ayuno intermitente, puedes estar segura de que uno de los mayores logros será reconectar con tu sensación natural de hambre en vez de solo comer por ansiedad, antojo o porque es la hora de comer.

La práctica recurrente del ayuno intermitente ofrece muchos beneficios a la salud. Sin embargo, ésta es una práctica personal y dado que cada persona es única no todas las personas podrían reportar sentirse mejor.

Es importante aclarar que aún y cuando la práctica de ayuno intermitente ofrece importantes beneficios para la salud, NO es la cura definitiva para ninguna afección o padecimiento.

Tú eres única y solo tú, en tu experiencia, podrás saber si el ayuno intermitente es una práctica que te funciona o no. Inténtalo, prueba y decide. Haz valer tu individualidad…no es cuestión de moda, es cuestión de salud.

¡A tu salud!

Mónica Velasco

Health Coach & Instructora de Yoga